Mes: octubre 2013

Biblio (63) Cuadriculados…

biblio 63-1En este caso, la lectura interesante es una presentación powerpoint de Jean Luc Lipatz, del Instituto de Estadística francés (INSEE), sobre la difusión de datos estadísticos por retículas regulares. Toda Europa queda dividida en una malla regular sobre la que se plasman los datos censales o de otra naturaleza, dando una representación mucho más ilustrativa de las realidades en curso en el territorio que las representaciones según entidades administrativas.
Biblio63-2

Mar, Tierra (6)

Malta surCuando se visita Malta se recomienda ir a ver las embarcaciones típicas en el puerto natural de Marsaxlokk. Al fondo se ven las chimeneas de la central térmica de Delimara, un atentado visual para algunos. La cuestión es que Malta, por tamaño, no cuenta con emplazamientos “discretos” para algunas infraestructuras necesarias como esta, siendo un caso de libro del problema de su integración (un parque solar o un conjunto de aerogeneradores de potencia similar tampoco serían muy discretos en un país de esta pequeña dimensión).

 

Mar, Tierra (5)

Hamburgo-puerto

 

El puerto de Hamburgo, una gran operación de reciclaje urbano, donde el litoral ve alterada, pero no reducida, su artificialización; aunque hay una clara voluntad de re introducir la naturaleza, la ribera sigue siendo una línea de hormigón (algo probablemente difícil de evitar al ubicar sobre los rellenos edificios que tendrán una cierta voluntad de permanencia…)

Mar, Tierra (3)

Colliure1

Colliure, un pueblecito francés a poca distancia de la frontera española en el Mediterráneo. La distancia entre las edificaciones y la ribera es reducida, por lo que cabe preguntarse que pasará con las previsiones de elevación del mar por cambio climático. Colliure2

Inesperado

Preciados-huevo

He aquí un buen ejemplo de lo que tantas veces se ha dicho sobre la diferencia entre un espacio público y un espacio privatizado, sobre todo el caso de los centros comerciales. La fotografía fue tomada el domingo pasado en la calle Preciados, la principal arteria comercial del centro de Madrid. Es interesante fijarse en el pelo de las chicas que dan la espalda a la cámara; forman parte de un grupo más amplio de adolescentes que parecían estar reuniendo fondos para un viaje de fin de curso. No se les ocurrió otra cosa que proponer a los viandantes que cascaran un huevo sobre sus cabezas por el módico precio de un euro; es la primera vez que veo tal cosa. Pensaba que usar la cabeza para ganar dinero era otra cosa. En la imagen tratan de convencer a unas mujeres de proceder a cascarles el huevo bajo la mirada sorprendida de otros peatones.

La cuestión aquí no es el derecho a que a uno le casquen un huevo sobre la cabeza en la calle, ni si eso es bueno o no para la imagen comercial de la calle (una calle que ya ha visto todo tipo de cosas). No es ni siquiera una cuestión de libertad de expresión (aunque hay también potencialmente un poco de eso). Pero es de hecho algo difícil de imaginar en un espacio privatizado y controlado, y aunque no estoy dispuesto a pagar un euro por ese espectáculo (ni a pedir un euro por ser el protagonista), es justamente el tipo de acontecimiento inesperado que ocurre en las ciudades y que en parte enriquece la experiencia de vivir en ellas. Es simplemente una sorpresa, o una tradición que podría consolidarse como rito de pubertad urbana y acabar siendo una nota en una guía turística moderna, o una práctica molesta e insalubre si se convierte en una costumbre de todos los días.