árboles

Números gordos (4) Una hora, seis meses, comida y coches

coches+arboles

En ocasiones he oído a alguna chica comentar que comer dulces es “un minuto en la boca y toda la vida en las caderas”. Con el CO2 pasa algo similar, pero en sentido contrario.
Hace unos años hicimos un trabajo para el Gobierno Vasco sobre cambio climático y urbanismo en el que un cálculo rápido nos mostró que en el contexto climático actual del País Vasco un coche híbrido que circulara durante una hora a 110 km/h emitía una cantidad de CO2 equivalente a la absorbida por un haya adulta durante seis meses. Ese cálculo rápido estaba basado en realidad en la consulta de un importante conjunto de documentos, incluidos estudios sobre el ritmo de crecimiento de los árboles en los suelos vascos, teniendo en cuenta las especies y otros parámetros. En el conjunto del País Vasco (un espacio bastante forestado y también bastante desarrollado económicamente en el contexto español) los bosques tenían una capacidad de absorción de 2,9 millones de toneladas de CO2 anuales, mientras que las emisiones totales en la región eran de unos 20 millones.
Los números gordos deben tratarse con cuidado en temas de cambio climático, porque suele haber mucha confusión, a veces interesada. Haciendo una síntesis muy rápida, los árboles absorben CO2 para crecer, y lo dedican a crear madera y a transferirlo en parte al suelo; el metabolismo de la planta es importante en su ritmo de absorción, por lo que una misma especie funcionará de forma diferente en Madrid que en Lima o que en Bilbao, porque clima y suelos influyen. Es decir, comprarse un coche con el aliciente de que se va a plantar un árbol que absorberá el CO2 que emita es bastante falso salvo que uno vaya a conducir muy poco, y para eso no parece tener mucho sentido comprar un coche. En el fondo, no se está muy lejos de los argumentos de los anuncios de comida…

Anuncios

Mapas 2014 (12) Global Forest Watch

global forest watch

El Programa Ambiental de Naciones Unidas, ESRI, Google y una serie de grupos ambientales han lanzado Global Forest Watch, una página web que trata de mostrar en tiempo real la deforestación y la reforestación en el mundo. Es una primicia, y tiene algunos problemas que seguramente se resolverán con el tiempo: por ejemplo, una chopera de crecimiento rápido (lo que los ecologistas consideran tan especulativo como un campo de golf) no se distingue aquí de un hayedo centenario. Pero es en todo caso una herramienta interesante.

La llanura de Konsen

Es muy común hablar en geografía o del concepto de trama rural. Por otra parte, innovadores como Ian Mc Harg introdujeron la idea de un análisis del territorio por capas. Todo esto es visible, en muchos lugares, para un ojo entrenado; al Este de Hokkaido, en la llanura de Konsen frente a la bahía de Nemuro, estos conceptos son bastante claros para cualquiera que tenga acceso a google maps.

Las tramas rurales del Este de Hokkaido, protegidas como patrimonio de la isla, son un curioso ejemplo de algo que tiene una clara función ambiental, parece haber evolucionado con el tiempo, y sin embargo es seguramente imperceptible para un visitante que no lo sepa. La zona está en el extremo norte de Japón, y es azotada por vientos muy frios, por lo que los árboles se plantan en retícula, protegiendo a los cultivos y las granjas ganaderas de la llanura. Hay tramas reticulares en otros lugares (la trama de Jefferson en gran parte de los Estados Unidos, la centuriatio romana en Italia y otros países), pero la introducción aquí de los árboles en corredores de unos 100 m de ancho es realmente interesante, sobre todo cuando a la red se superponen los arbolados de ribera y otros bosques, así como carreteras y otros elementos lineales. Hay zonas que a su vez tienen una trama más menuda y hay cambios de dirección en la trama. No son como las grandes vías arboladas de las antiguas carreteras europeas, pues las carreteras sólo las cruzan, no las siguen. Son casi como cortafuegos, pero en negativo.