Artículo corto

Mediterráneo español (2)

La playa oriental, vista desde las colinas

La playa occidental y el nuevo paseo marítimo (a la izquierda), proyecto de Carlos Ferrater, uno de los arquitectos más influyentes del panorama español.

Benidorm es una imagen clásica del turismo español. Representa el desarrollismo de la década de 1960, con sus grandes edificios en altura de primera línea de playa para hoteles y apartamentos. Aun hoy en día, los record de altura de edificios en España corresponden a menudo a hoteles en Benidorm.

Es un modelo de turismo popular, de apariencia trasnochada respecto a modelos más innovadores, pero en continua transformación. Sigue habiendo música en vivo en el paseo marítimo, pero el propio paseo ha evolucionado. El núcleo urbano original se sitúa en un promontorio entre las dos playas que al estar orientadas hacia el sur aceptan edificios de cualquier altura sin recibir sombras de los mismos. La playa oriental es la desarrollada más intensamente durante las décadas de 1960-1970, mientras que la occidental tiene también un desarrollo, pero de menor entidad y más condicionado por el relieve; en segunda línea respecto a este desarrollo hay desarrollos más recientes, igualmente de gran altura.

Parcelario actual

Superficie de parcelas

Superficie construida por parcela

Benidorm es algo así como la “gran superficie comercial” turística de todo este territorio: hoteles y apartamentos de alquiler en grandes establecimientos como elementos dominantes, en altura (más de 40 plantas en varios casos), frente a modelos de menor densidad basados en la venta de apartamentos o viviendas unifamiliares.

72.062 habitantes empadronados (registrados administrativamente como residentes en el municipio) en 2011, de los cuales:

  • 34% extranjeros
  • 20% ciudadanos de otros estados de la Unión Europea
  • 8% británicos
  • 5% rumanos
  • 1% marroquís

Mediterráneo español (1)

La costa mediterránea española cuenta con una de las mayores concentraciones de plazas turísticas del mundo. En su mayoría están vinculadas al modelo de “sol y playa”, utilizado a partir de la década de 1950 como un instrumento de crecimiento económico de las políticas de estado, en las que el turismo ocupaba un papel esencial.

Aunque hay ámbitos con edificación muy reciente y/o ha habido operaciones de mejora importantes, en algunas zonas el litoral cuenta con edificaciones muy próximas a la playa con cerca de 50 años de edad y unos problemas que en muchos lugares suelen asociarse más a los barrios marginales de las grandes ciudades que a las zonas turísticas: baja calidad constructiva y necesidad de rehabilitación,  ineficiencias en el uso de la energía y el agua, deficiencias en el tratamiento del espacio público, mala imagen física de los edificios. Sin embargo, estos espacios siguen siendo generadores de renta, aunque con el paso del tiempo han ido estratificándose por mercados en función de su grado de degradación o transformación.

En paralelo el modelo se ha diversificado. Muchos europeos del norte han llegado y se han establecido de manera permanente o por varios meses al año, apreciando más la suavidad del clima invernal que la propia playa o la presencia del mar. Esto ha abierto el mercado inmobiliario hacia zonas de interior, y ha acentuado un problema ya existente: el coste de mantenimiento de los servicios a lo largo del año a tejidos urbanos poco ocupados durante muchos meses.

El paisaje de esta costa norte de la provincia de Alicante está marcado por un relieve accidentado y grandes formaciones rocosas en una costa recortada. El impacto del turismo sobre este paisaje es notable.

Esta semana las notas versarán sobre esta realidad a través de seis ejemplos de la provincia de Alicante:

–           Benidorm

–           Denia

–           Calpe

–           Altea

–           Jávea

El peso de los diferentes sectores económicos en estos municipios se estima según los datos del Anuario Económico de España 2012 de La Caixa. El siguiente gráfico muestra el peso relativo de los sectores, y, a efectos de comparación, la situación en la capital provincial, Alicante (más de 300.000 habitantes). Benidorm se presenta como una clara singularidad por la concentración hotelera.

El análisis de las pernoctaciones en establecimientos hoteleros en el conjunto de la costa alicantina (en la que se incluyen estos municipios) muestra que cada año en torno a un 60% de las pernoctaciones son de turistas españoles y un 40% de turistas extranjeros. El reparto mensual de las pernoctaciones muestra que la afluencia de extranjeros muestra menos oscilaciones, mientras que la española se concentra especialmente en el verano. Aunque en 2011 los hoteles concentraron en España el 73,6% de las pernoctaciones, estos datos no pueden extrapolarse de forma directa al conjunto de la actividad turística, porque las dinámicas en apartamentos de alquiler y en viviendas en propiedad son diferentes, hay variaciones zonales y existe una oferta no registrada.

Calpe

Polop: el crecimiento avanza hacia el interior

Evolución de las pernoctaciones de turistas españoles y extranjeros

Londres (6)

La última vez que visite Londres fue en el otoño de 2005. Tony Blair era Primer Ministro y aún parecía que el mundo estaba en continuo crecimiento económico. Esto ayudará a quien resida actualmente en Londres a entender porqué en mis fotos puede faltar algún elemento nuevo, y especialmente el Shard, el nuevo rascacielos firmado por Renzo Piano en la orilla sur del Támesis.

Londres es, en sentido estricto, un municipio de pequeño tamaño, casi sin residentes permanentes (sobre todo si se compara con el ejército de oficinistas que trabaja cada día), en una pequeña zona al Este de la centralidad comercial más conocida por los turistas del West End. Gestionado por la Corporation of London, una institución peculiar, en este ámbito se superponen, sobre la trama viaria poco alterada ya referida en una nota anterior, elementos arquitectónicos extremadamente variados.

El paisaje urbano de esta zona concentra, sobre el sustrato del fuerte romano original, testimonios de diferentes épocas. No puede decirse que el resultado sea bueno ni malo, es experimental, como en ciudades de este tipo, porque no hay tanto precedentes de combinación de sensibilidades tan diferentes ejecutadas por algunos de los que se consideran los mejores arquitectos del mundo.

Me gusta, y me pregunto cómo envejecerá si decae la fuerza financiera de la ciudad de modo permanente.

Londres (5)

En 2009 el Alcalde de Londres inauguró un nuevo paso de peatones en Oxford Circus. Lo interesante del caso es el tipo de paso: permitiendo el cruce en diagonal. Este tipo de disposición es común en ciudades asiáticas como Tokio, pero inusual en las ciudades europeas. Tiene sentido en este emplazamiento al tratarse de un cruce en una zona comercial muy transitada, en la que esta disposición favorece la fluidez del tráfico peatonal en todas las direcciones. Sólo habría que saber si las tiendas ubicadas junto a los antiguos puntos de “atasco” peatonal han perdido clientes por esta fluidez…

 

Londres (4)

El conjunto del Real Observatorio de Greenwich y sus jardines representa uno de los espacios públicos más interesantes del entorno de Londres. Es una amplia composición barroca, cuya monumentalidad ha sido utilizada de forma recurrente en películas.

La situación frente a la Isla de los Perros y a Canary Warf, el muelle al que antiguamente llegaban los plátanos canarios y en el que hoy en día se eleva un importante centro de negocios, ha dado un nuevo escenario a esta composición urbana; el futuro incierto del Millenium Dome añade una cierta intriga…

Las imágenes muestran la vista desde el parque de la isla de los perros (1) hacia el observatorio (2) y viceversa, la secuencia de acceso desde el río hasta el observatorio situado en lo alto de la colina (3), y la vista desde esta hacia Canary Warf (4) y el Millenium Dome (5)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Londres (3)

La estructura urbana de Londres muestra, en comparación con otras ciudades europeas, cualidades singulares. La ausencia de un poder central capaz de imponer su voluntad a otros agentes políticos, resultado en gran medida de las guerras civiles y del periodo revolucionario de Oliver Cromwell, explica la falta de grandes avenidas rectas y composiciones barrocas. Si bien es verdad que se accede a Buckingham Palace a través de una larga avenida recta, no es menos cierto que estos es posible porque atraviesa un parque, y por tanto dominio real. Es difícil encontrar grandes calles anchas y rectas en la red viaria, salvo en las composiciones del siglo XIX (Belgravia), pero casi siempre limitadas a la escala del barrio.

La estructura viaria actual sigue mostrando en gran medida la situación previa al siglo XIX. Frente a las grandes aperturas de los bulevares de París, o incluso la Gran Vía de Madrid, Regent Street y su llegada a Picadilly Circus muestran, junto a una composición bien resuelta, un ánimo de permanencia en lo público que puede leerse también como una preservación del ámbito privado.

En muchos casos, esto es el resultado de sistemas de arrendamientos de derechos de superficie a largo plazo (enfiteusis); una parte de las grandes fortunas británicas viene de este negocio, consistente en alquilar a un promotor durante décadas un suelo, que vuelve a la propiedad original pasado este periodo con todas sus edificaciones. La compra de una vivienda en estas zonas no es en realidad una compra, sino que está gravada por esta carga. Esto explica la uniformidad de algunas zonas, y también la pervivencia de la estructura viaria.

En contraste, existe también un importante parque de viviendas de promoción pública con fines sociales; una parte  del mismo ha ido pasando de una forma u otra hacia manos privadas desde la década de 1980, manteniendo en todo caso la forma de tenencia en alquiler.

La estructura de Londres es así la superposición de un río de gran dimensión, una red de canales cuyo protagonismo es menor desde la llegada del ferrocarril, un sistema ferroviario que por sus limitaciones de trazado es una de las mayores alteraciones en los últimos 200 años, la presencia de grandes parques reales que son los mayores espacios públicos de la ciudad, y un sistema viario que se ha adaptado a otras condiciones y no ha tenido un papel tan determinante como en otras ciudades.

Londres (2)

Una vez finalizados los Juegos Olímpicos llega una especie de calma combinada con una persistente crisis económica, con el telón de fondo de la crisis aún mayor de la Eurozona. El recuerdo de los disturbios de 2011 aún pesa en las mentes.

¿Qué queda del Londres que dominaba el mundo a principios del siglo XX? Mucho y poco.

La estructura de la ciudad sigue manteniendo muchos de los elementos estructurantes, en mayor medida que otras capitales europeas en parte gracias a los fuertes movimientos de oposición a las nuevas autopistas en el último cuarto del siglo XX. La arquitectura de alta tecnología sigue manteniendo una imagen cercana en parte a las grandes estructuras de acero del siglo XIX.

Pero la ciudad ha crecido, el carácter de sus diferentes zonas ha evolucionado, y pese a la gran expansión de la economía financiera hasta la presente crisis Gran Bretaña ha pasado a ser una potencia media con un papel aún por definir en el mundo.

Londres (1)

Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 han supuesto una importante inyección de fondos públicos en torno al valle del Lea, un pequeño afluente del Támesis en su orilla norte, al norte de la zona de los Docklands. ¿Y qué pasará ahora que los juegos han terminado?

A medida que los grandes eventos internacionales han ido ganando en complejidad, y por tanto en cuantía de inversiones, han aumentado las exigencias de un diseño del proceso que tenga en cuenta la posterior reutilización de la forma más social y económicamente rentable del legado que suponen las infraestructuras y otros elementos construidos para la ocasión. En un principio se prestó especial atención a la reutilización de las viviendas de la villa olímpica, luego a los sistemas de transporte, y el abanico de temas ha ido ampliándose.

Desde la década de 1990 el análisis de las candidaturas a ciudad olímpica ha ido dando cada vez más importancia a la cuestión del legado, en parte para tratar de evitar las polémicas sobre los resultados económicos de anteriores convocatorias.

En el caso de Londres se ha abordado el problema del legado con varios enfoques:

–           Reconfiguración del ámbito con creación de seis nuevos barrios que estarán concluidos en 2040.

–           Vivienda: la vivienda supone el 65% de la construcción en el parque olímpico, previéndose la construcción adicional de viviendas hasta alcanzar casi 12.000, de las cuales el 35% sería vivienda a precios controlados, el 42% tendría 3 o más dormitorios, y con superficies que permitan flexibilidad de uso a largo plazo

–           Parques: el sistema de nuevos parques, en gran parte ya construidos para el desarrollo de los Juegos, cuenta con 102 hectáreas. Una parte corresponden a suelos previamente contaminados por el pasado industrial de la zona. Se aprovechará el potencial de los canales para transporte y usos recreativos.

–           Empleo: el área del Parque Olímpico cuenta con unas estadísticas socieconómicas de partida bastante malas. El objetivo es lograr duplicar el número de empleos que existían en la zona antes de los Juegos

–           Equipamientos deportivos: se conservarán 5 de los grandes equipamientos deportivos olímpicos, reduciendo su capacidad para adaptar los costes de mantenimiento a su uso previsto.

–           Equipamientos generales: están prevista 3 nuevas escuelas primarias y 2 nuevas escuelas secundarias, incluyendo una academia de deportes en el estadio olímpico. Además, cada barrio tendrá un espacio comunitario.

–           Se crearán varios nuevos puentes, 14 km de nuevas calles y 35 km de carriles bici y sendas peatonales

–           Transporte: aprovechamiento de la potenciación de la infraestructura ferroviaria y de metro en servicio para los Juegos, desarrollados bajo el principio de minimización de uso del vehículo individual

En un contexto de crisis económica como el actual ver como se logran estos objetivos puede aportar lecciones para futuros eventos.

Más información en:

http://www.londonlegacy.co.uk/

www.leariverpark.org

Paris (14)

París sigue siendo una de las principales y más influyentes ciudades del mundo, pese a la pérdida de poder político de Francia en las últimas décadas. Cuenta con una magnífica red de instituciones culturales y educativas, espacios públicos de gran calidad, y una gran potencia económica tanto en relación con Francia como con otras partes del mundo. Sigue acogiendo innovaciones, pero parece haber perdido en parte la capacidad de sorprender al mundo como hizo en momentos anteriores, al haber perdido el liderazgo tecnológico en muchos campos.

La magnitud de los problemas de París y su capacidad para resolverlos (o no) aporta valiosos ejemplos en muchos campos.  La iniciativa del Presidente Sarkozy de lanzar una reflexión estratégica sobre el futuro de París, tanto en términos de modelo de ciudad como de modelo de gobernanza, se mantiene con el Presidente Hollande, y puede resultar una experiencia de interés para muchas grandes metrópolis. El tratamiento de las contradicciones internas de una población cada vez más diversa y con mayores diferencias sociales será uno de los problemas centrales.

El lugar de París en el mundo dependerá en gran medida del futuro de Europa, por la habilidad francesa para lograr lo que Londres o Berlín no han alcanzado: configurar una idea positiva y ordenada, pese a sus fallos y a episodios preocupantes como los disturbios de 2005.

Paris (13)

El Musée des Arts Premiers, es una de las piezas más interesantes de la producción reciente de arquitectura pública en París. Supuso la aportación del Presidente Chirac a la serie de “grandes obras” de los presidentes precedentes, y está relacionado con su querencia por las artes de países no europeos.

El edificio de Jean Nouvel  se ubica en una parcela orientada hacia el Sena, cercana al Campo de Marte y la Torre Eiffel. Una gran parte del edificio se levanta sobre pilares, dejando libre un amplio jardín de composición abstracta. El volumen edificado configura una fachada de vidrio hacia el río que acumula diversas cajas de colores, que suponen otros tantos espacios de exhibición. Las dimensiones de este volumen hacen que también se libere un patio importante hacia la calle posterior, creando una interesante secuencia de acceso al Museo.

La circulación interior en sentido vertical de los visitantes se organiza mediante una gran rampa en espiral, que tiene una presencia importante en la articulación de volúmenes.

El edificio no se integra en su entorno por mimetismo, sino por contraste con un barrio marcado por la cercanía de la torre Eiffel y los conjuntos de edificios residenciales de lujo que la rodean.