Turismo

Cuantos turistas hay hoy aquí?

Contar sombrillas en la playa no es una metodología contrastada...

Contar sombrillas en la playa no es una metodología contrastada…

La pregunta tiene un poco de trampa: estadísticamente, en España un turista se define como una persona que se desplaza de su domicilio habitual a otro punto geográfico, está ausente de su residencia habitual más de 24 horas, y pernocta en otro punto geográfico. Es decir, una excursión de día a 50 km para comer cordero y volver a casa a dormir la siesta no es, técnicamente, turismo (aunque suele asociarse incluso a veces por los profesionales).

Pero ir a visitar a la abuela al pueblo durante unos días si que podría ser turismo (aunque no se gaste un euro fuera de su casa).

Recuerdo que un antiguo concejal del Ayuntamiento de Barcelona, hoy alto ejecutivo de una empresa turística, contaba que a principios de la década de 1990 estaban intrigados; por la calles de Barcelona no paraban de verse turistas japoneses, pero en los hoteles no había registro de ellos. Por lo visto, el Ayuntamiento hizo una cierta labor detectivesca siguiendo a lo largo del día a varios grupos de turistas japoneses para averiguar que pasaba, y descubrieron que en realidad los traían y llevaban de vuelta desde el sur de Francia, donde pernoctaban (y por tanto dejaban una parte esencial de su gasto turístico). Desde entonces Barcelona hizo todo lo posible por potenciar el turismo asiático con pernoctación, y hoy en día es el aeropuerto español mejor conectado con Asia.

Por tanto, como en otras cosas, conocer el número exacto de turistas, y sus patrones de gasto, es siempre complicado y siempre se escapará algo (en todas partes hay abuelas, o amigos que te dejan el apartamento…), pero se intenta. Una metodología común es tomar, para un periodo dado, el número de camas abiertas al público de los hoteles y otros establecimientos alojativos, y multiplicarlo por la tasa de ocupación. Esto deja fuera a la “oferta no reglada” (abuelas y amigos, o alquiler de viviendas por particulares), pero da una aproximación.  El gasto turístico (que tiene otros problemas de cuantificación) es un parámetro más interesante a veces.

Tarde de sábado en Madrid

Vista hacia el centro desde la A3 (Carretera de Valencia)

Vista hacia el centro desde la A3 (Carretera de Valencia)

Tras varios días de lluvia, ayer hizo una buena tarde, y el centro estaba lleno de gente celebrando que el Athletico de Madrid ha ganado la Copa del Rey. Como siempre, había montones de turistas en las mismas zonas. Hasta cierto punto, una de las experiencias turísticas más agradables (al menos para mi…) puede ser, en lugar de estar en un resort turístico totalmente prefabricado, ver como una ciudad compleja es utilizada por sus ciudadanos (o algo parecido, porque en una gran área metropolitana el concepto de ciudadano es un poco más difuso…) y el paisaje urbano en el que viven sus vidas.

La calle de Alcalá, uno de los ejes históricos de la ciudad

La calle de Alcalá, uno de los ejes históricos de la ciudad

Detalles en la calle de Alcalá: el campanario ornamental de la esquina de una antigua sede bancaria (Banesto)

Detalles en la calle de Alcalá: el campanario ornamental de la esquina de una antigua sede bancaria (Banesto)

Detalles en la calle de Alcalá. Las cuadrigas de la antigua sede bancaria de BBVA vigilan el cruce con la calle Sevilla

Detalles en la calle de Alcalá. Las cuadrigas de la antigua sede bancaria de BBVA vigilan el cruce con la calle Sevilla

 

Los fans del Atleti celebrando su victoria en la plaza de Neptuno; un cambio, aunque sea temporal, respecto al ambiente más bien relamido del entorno del Ritz y el Museo Thyssen- Bornemisza

Los fans del Atleti celebrando su victoria en la plaza de Neptuno; un cambio, aunque sea temporal, respecto al ambiente más bien relamido del entorno del Ritz y el Museo Thyssen- Bornemisza

 

 

Espacios turísticos (4e)

Experimentando exito

 

En algunos de los casos expuestos esta semana he forzado un poco lo que algunos profesionales considerarían el turismo basado en experiencias. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España, en colaboración con el Instituto Tecnológico Hotelero, ha editado una publicación sobre creación y paquetización de experiencias turísticas de éxito reciente en el país.  Esta tendencia se presenta como un paso del sistema de turoperadores y comercialización de masas a una experiencia local, especialmente importante para turismo de interior vinculado a patrimonio cultural, natural y enogastronómico.

Se trata en general de pequeñas y medianas empresas que están innovando por diferenciación, especialización, segmentación de mercados, innovación tecnológica, colaboración entre agentes públicos y privados, y mejora de la competitividad. Los 11 casos son:

–          Fin de semana detectivesco

–          Pedales de lava

–          Beauty & Fashion

–          Mes de la Magia

–          Paquetes turísticos accesibles para personas con discapacidad visual

–          “InLove with Wine” y “Hallowine”

–          Conducir un Fórmula

–          Buscounviaje.com

–          Comunidad Senior Tourism Europa

–          Ili Palmir, en la busqueda de los dragones

–          Turismo experiencial- Comarca del Goierri

Aparecen diferentes formas de experimentar el espacio: zonas rurales (muchas de ellas afectadas por la crisis del turismo interior) que se orientan hacia experiencias culturales,  orgías de consumismo urbano de altísimo poder adquisitivo, y quizás lo más inusual, la apertura turística a discapacitados visuales y de otro tipo.

Espacios turísticos (4c)

Vivir es una experiencia, luego poder seguir vivienda debería entenderse como tal. Lo que se conoce como turismo sanitario es algo bastante diferente a lo que suele entenderse como turismo; el destino turístico brinda al turista la posibilidad de recibir un tratamiento médico que en su país de origen es inexistente o demasiado caro. En España se hicieron conocidos los casos de algunos europeos del norte viniendo a operarse por la seguridad social del país lo que no cubre la del suyo, gracias a los acuerdos de mutua asistencia de la Unión Europea (y algunos casos de fraude). No obstante, hay muchos más casos en el mundo de países (por ejemplo, la India) que ofrecen asistencia médica privada a precios competitivos, lo que también se está desarrollando en España. ¿Es el MD Anderson Cancer Center de Houston un atractivo turístico de la ciudad? a juzgar por lo frecuente de su mención, quizás.

Lo interesante en este caso es que  se trata de una inmersión inesperada en las experiencias de los habitantes del país; no obstante, surgen en algunos casos complejos sanitarios especializados. Se estima que este tipo de negocio ha movido en 2009 75.000 millones de euros en todo el mundo.

Espacios turísticos (4b)

Una experiencia turística puede estar ser inseparable de un lugar o reproducible en cualquier sitio sin que esto último impida que pueda tener una relación con el espacio, o más precisamente la forma de percibir el espacio; por ejemplo, una montaña rusa.

Hay un ejemplo más peculiar: el zorbing (llamado por algunos en castellano “esferismo”), un deporte consistente en introducirse en un recipiente esférico y dejarse caer colina abajo. Me caben pocas dudas sobre que sea una experiencia singular, aunque es cierto que no encaja en el modelo túristico más convencional. Apareció en 1994 en Rorotua, en la isla norte de Nueva Zelanda. La instalación original tiene una longitud de algo más de 100 metros, sobre una ladera natural, con tres pistas, una recta y dos en curva. No deja de recordarme algunas escenas asociadas a la ciencia ficción y la década de 1970 (sólo falta caminar sobre las aguas dentro de la esfera). Hay también algo de Sísifo, el personaje mitológico griego….

Es interesante ver la página de la empresa que creó el deporte, www.zorb.com, que cuenta con un programa de franquicias, y ver la derivación china (no se si hay alguna relación entre las dos empresas), muy colorista, en www.zorb.com.cn

Espacios turísticos (4-a) Cidade do Samba

sambodromo

El desfile de 2013 en el Sambódromo. Imagen de Fora do Eixo, http://www.flickr.com/photos/foradoeixo/8462879433/

Si se busca una experiencia, el Carnaval de Río de Janeiro parece un buen ejemplo. ¿Pero que hay detrás en términos urbanos?

Leila María da Silva Blass describe en su artículo “Rompendo as Fronteiras: a cidade do samba no Rio de Janeiro”, publicado en 2008 en la Revista Brasileira de Ciencias Sociais, un espacio en el que se concentran las naves en las que se confeccionan las grandes carrozas y otros elementos de las Escolas de Samba que participan en el gran desfile.  Es una especie de polígono industrial para la producción de grandes elementos efímeros y festivos, pero también una especie de parque temático (los cruceros turísticos atracan a escasa distancia).

A cosa de un kilómetro al sur (cruzando las vías del tren y la Avenida Presidente Vargas) está la Passarela Professor Darcy Ribeiro (así llamada en honor al etnólogo que promovió el proyecto), más conocida como Sambódromo Marques de Sapucai, construido en la década de 1980 según proyecto de Oscar Niemeyer. A lo largo de este espacio de 550 m de largo se desfila por el corredor central (12 metros entre bancadas hasta llegar a la plaza del extremo sur) aproximadamente dos horas, durante dos noches (hasta la construcción del sambódromo se desfilaba una sóla noche). En 2012 se aumentó la capacidad de 60.000 a 72.500 personas. Se trata de un espacio marcado por la publicidad, el marketing y la televisión. Será parte de las instalaciones olímpicas en 2016.

cidade samba1

 

Es la pregunta de siempre: ¿es el sambódromo otro caso de traslado de una tradición popular a un espacio monofuncional prefabricado, o la cultura popular brasileña es suficientemente fuerte para florecer en estas condiciones? la verdad, no lo se (de hecho, nunca he estado en Rio). Pero parece un buen momento para ver otra vez la película “Orfeo Negro” (sólo por volver una vez más, retoricamente, a los griegos…)

Biblio (41) La Odisea

Itaca hoy en día, según una imagen landsat. Puede localizarse en http://landsatlook.usgs.gov/ , al norte de Cefalonia y un poco al sur de Corfú. Un enlace directo sería contradictorio con el espíritu del libro...

Itaca hoy en día, según una imagen landsat. Puede localizarse en http://landsatlook.usgs.gov/ , al norte de Cefalonia y un poco al sur de Corfú. Un enlace directo sería contradictorio con el espíritu del libro… y no estoy seguro de que sea mejor google maps para lo que aquí importa.

Ya he visto más de cuarenta veces como cambia el año, he estudiado en cuatro universidades de tres países, hablo varios idiomas  y en todos ellos he leído libros; pero hasta ahora no había leído la Odisea.

La historia de Odiseo, rico en ardides, destructor de ciudades, me sorprende de muchas formas. Tenía la idea, en función de lo que había oído y leído indirectamente hasta la fecha, de que era un relato de los viajes de un héroe desafortunado al que los dioses juegan malas pasadas. Sin embargo, Odiseo (o Ulises, en su nombre latino) es en realidad una figura astuta, pendenciera, nada ejemplar (hoy en día su comportamiento lo llevaría ante un tribunal en muchas ocasiones) y rodeada de un conjunto de borrachos vividores que van de isla en isla, aprovechándose en todo lo que pueden de aquellos que los acogen y sufriendo en ocasiones los reveses propios de este comportamiento. El Lazarillo de Tormes se ha hecho héroe y rey, y escribe su historia. O en términos más actuales, la película “Resacón en Las Vegas” (2009) protagonizada por un miembro de una casa real.

Esto no es una decepción en absoluto, sino más bien lo contrario; la historia, pese al arcaísmo de la forma narrativa, acaba atrapando, aunque sepas desde el principio el final, porque el interés está justamente en que las cosas no son lo que parecen. En algún caso un año se resume a “gozamos de su hospitalidad, su comida y su vino durante un año”; lo importante no es el movimiento, sino las experiencias, porque ahí es donde está la verdadera cuestión del viaje.

Llegados a este punto, más de uno pensará que este blog ha dejado de tratar de lo que suele; y no. Sencillamente, ha llegado un momento en el que apetece hablar de nuevo de turismo, pero desde la idea de experiencia, ya sea en un paisaje, un edificio, una ciudad o un objeto.

En cuanto a la Odisea, curiosamente no está disponible en gutenberg.org; pero es una descarga gratuita en amazon.com (el registro es gratuito)

Viviendas no principales (3) Secundarias

Proporción de segundas viviendas en los municipios españoles de más de 2.000 habitantes

Proporción de segundas viviendas en los municipios españoles de más de 2.000 habitantes

San Javier, en la región de Murcia, es el municipio español con mayor proporción de residencias secundarias. Sobre un total de 39.554 viviendas, 23.365 (59,1%) fueron censadas como secundarias en 2011. En realidad, en gran parte de la costa mediterránea, fuera de las áreas metropolitanas seguramente sería objeto de discusión  (si no fuera por los reglamentos censales) que parte corresponde a la vivienda vacía y que parte a la secundaria; dadas las dinámicas de tránsito e itinerarios personales de muchos europeos del norte que residen en la zona durante mucho tiempo al año, hasta la clasificación como vivienda principal puede ser un poco borrosa.

 

Proporción de segundas viviendas en los municipios franceses de más de 2.000 habitantes

Proporción de segundas viviendas en los municipios franceses de más de 2.000 habitantes

En Francia el municipio de más de 20.000 habitantes con mayor proporción de vivienda secundaria es Agde(24.000 habitantes), que sobre un total de 44.311 viviendas cuenta con 30.606 secundarias (69%). De nuevo una zona de vacaciones estivales, con dinámicas similares a las de San Javier, pero con un elemento diferenciador: la gran estación balnearia del Cap d’Agde, parte del gran programa de ordenación turística del litoral del Languedoc iniciado en la década de 1960. La oferta turística se concentra en esa zona.

 

Centralidad y periferia en Madrid desde 2000 (2)

Densidad residencial de edificio pre-1979

Densidad residencial de edificio pre-1979

La centralidad urbana es uno de esos conceptos complejos, que es más fácil reconocer en la vida diaria que describir de forma paramétrica rigurosa; y eso dificulta (aunque no impide) actuar para favorecer aquello que se entiende que tiene de bueno.

El centro urbano es, como han dicho algunos, ese lugar al que todo el mundo quiere ir por una u otra razón: en el caso ideal es para algunos un lugar al que los jóvenes van a aprender pero también a divertirse, los mayores van a trabajar pero también a divertirse, y además vive mucha gente. En otros casos es un lugar que concentra muchas funciones, pero en el que es mejor que no viva mucha gente para evitarles las molestias de tanto trasiego. Y en la realidad no es un espacio definido geográficamente de forma cerrada, o inmutable en el tiempo, sino una zona que evoluciona incluso a lo largo de un mismo día, por lo que las zonas con más posibilidades de considerarse centro son aquellas en las que a lo largo de más horas del día pervive esa condición de centralidad,  que en todo caso aparece siempre marcada por su capacidad de atraer gente del exterior.

¿Qué sería el centro en Madrid? Dado que se habla de una ciudad con una cierta historia (aunque no muy larga, en cierto modo Madrid es al siglo XVI en Europa lo que Brasilia al siglo XX en América), existen ciertos límites físicos; el tiempo y la inercia de las inversiones en infraestructura a lo largo de las décadas han configurado un espacio, coincidente con el distrito de Centro, en el que convergen la mayoría de las grandes líneas de transporte público y las principales vías de acceso. Este que hoy en día es el centro más icónico era prácticamente el conjunto de la ciudad hasta finales del siglo XIX, y aún muestra una importante complejidad. El ensanche del siglo XIX y el crecimiento industrial hacia la Arganzuela sólo ampliaron en cierto modo el tamaño del centro, una operación reforzada por la apertura de la Gran Vía.

La consolidación del ensanche a lo largo de un siglo  y sus mejores condiciones socioeconómicas respecto los arrabales como Tetuan y Puente de Vallecas, casi contemporáneos en su desarrollo, configuran progresivamente una centralidad en torno a este espacio, de manera más clara en su borde occidental. Y la expansión hacia el Norte configura un eje en torno al Paseo de la Castellana en el que a mediados de la década de 2000 ya había 3 empleos por cada residente empadronado.

Cuando redactamos el Proyecto Madrid Centro (PMC), el Ayuntamiento consideró que el ámbito de estudio e intervención de ese centro se corresponde básicamente con el interior de la M-30, una idea similar a la comprensión de la totalidad de la isla de Mannhattan como centro de Nueva York, de París 75 como centro de su aglomeración o de la Ciudad Autónoma como el centro de Buenos Aires. El análisis realizado muestra que esto es una simplificación; sobre estas escalas, y con la fluidez de los medios de transporte, si bien existe una mayor centralidad, las relaciones metropolitanas son más complejas. La centralidad real, entendida como combinación de esas funciones que atraen a poblaciones exteriores con más intensidad, es la superposición del eje de Castellana, el distrito Centro y el Barrio de Salamanca, pero aparecen también centralidades de orden local; el futuro de estas se ve más comprometido en su capacidad de atracción por la crisis económica, que parece estar reforzando el atractivo de estas áreas más centrales, apoyadas por el flujo turístico, frente a las calles más de barrio, que acusan una mayor crisis comercial.