Cerdá

Barcelona (10)

Los patios de manzana previstos han sido a menudo ocupados por garajes u otros usos. El Ayuntamiento de Barcelona ha acometido un programa para recuperar estos espacios como pequeños parques abiertos al público. Estos son los jardines de Laura Albeniz (calle Pau Claris con Provença)

Programa de recuperación de patios (en catalán)

Barcelona (9)

El proyecto del Ensanche está articulado a escala territorial, definiendo la forma de ocupación de la llanura entre las montañas y la ciudad antigua. La mayoría de las vías esenciales se ha construido, y el eje esencial Badalona- Bordeta es la columna vertebral de la ciudad.

Barcelona (7)

Plano catastral del casco antiguo de Barcelona en la actualidad y superficie de parcelas. A pesar de los 150 años transcurridos y de las sucesivas operaciones de transformación, aún se aprecia la presencia de una alta proporción de pequeñas parcelas y la pervivencia de parte de la trama medieval, marcada por algunas aperturas previstas por Cerdá como la vía Laietana.

Barcelona (6)

El sistema urbanístico españoldebe una gran parte de sus elementos singulares a las condiciones de su nacimiento. El origen del planeamiento urbanístico en los Estados Unidos se asocia normalmente a las primeras experiencias de Zoning en Modesto (California) como instrumento de protección de los valores inmobiliarios. En Gran Bretaña se suele referir el origen del urbanismo a los movimientos reformistas que buscan respuestas a la pobreza urbana de la nueva sociedad industrial, partiendo en un primer momento de la vivienda obrera y despues, como modelo urbano alternativo, a las ciudades jardín. en Francia, la compleja historia del París del siglo XIX, con la era de Haussman, no se ve seguida de un desarrollo teórico de la disciplina hasta un momento relativamente tardío con el higienismo. el urbanismo alemán desarrolla varios instrumentos técnicos y teorías a principios del siglo XX, con una influencia mundial clara. todas estas culturas nacionales tienen en común la esperanza de resolver los problemas sociales y técnicos, pero la estética juega un papel también importante, con personalidades tan importantes como Sitte u Olmstead.

En España, tras una calamitosa primera mitad del siglo XIX que ve el fin del gran sueño imperial, en gran medida por la debilidad que resulta de la Guerra de Independencia contra Napoleón y el desastroso reinado de Fernando VII, cada vez estaba más claro que las fortificaciones que protegían a las ciudades eran poco efectivas contra las armas modernas, pero forzaban a condiciones de vida lamentables en ciudades constreñidas por sus límites. En1 858 y 1860 se aprueban las leyes que permiten la demolición de las murallas de Madrid y Barcelona. En Barcelona se plantea un conflicto entre la ciudad y el estado, pues el proyecto de Cerdá (conocido como ensanche, un nombre que se convertirá en genérico para los crecimientos urbanos) fue impuesto desde el gobierno central. La disposición reticular no es revolucionaria en si misma, como atestigua la amplia utilización de esta disposición en las colonias americanas, pero si hay elementos innovadores en el marco teórico del proyecto: una revisión exhaustiva de las cuestiones técnicas asociadas al crecimiento urbano, en relación clara con las cuestiones formales y de reforma social, quizás menos revolucionarias que en otros casos, pero en todo caso integradas y presentando una nueva visión. Pascual Madoz, el Ministro de Fomento, introduce procedimientos de gestión de suelo que hacen viable la demolición de las murallas por la venta anticipada de los derechos de edificación sobre sus suelos. Así, en contraste con París, que mantiene sus fortificacones hasta 1919, en parte por tener suelo suficiente para extenderse dentro de ellas, o Viena, donde el Ring forma un nuevo tejido pero de dimensiones mucho menores, Madrid y Barcelona obtienen instrumentos de crecimiento planificada con ambiciones territoriales más amplias.