Biblio (42) 192021

19-20-21

192021 es el nombre de una iniciativa de estandarización de la información sobre ciudades guiada desde la conocida web TED, la empresa ESRI y @radical.media, utilizando como base las 19 ciudades del mundo que tendrán 20 millones de habitantes en el siglo 21.

A lo largo de 5 años se pretende estudiar los efectos del crecimiento de la población urbana sobre las ciudades, los negocios y los consumidores, a través de temas como la salud, la educación, el transporte, la demografía, la energía, los patrones de crecimiento…

En realidad, accediendo a la página (al menos era así el 18 de mayo de 2013) no se puede ver más que una corta presentación, ambiciosa pero sin detalle. Imagino, por la fecha en que se publicó, que es posible que de hecho se esté trabajando en esa obra de cinco años. En todo caso, sirve para introducir un tema del que se habla mucho desde hace algún tiempo: el concepto de Smart City o Ciudad Inteligente. Más allá de que sea una magnífica plataforma para que los vendedores de aparatos tecnológicos intenten ampliar sus mercados, existe un fondo interesante en la idea: si sabemos más sobre lo que ocurre en las ciudades, posiblemente podremos hacer que funcionen mejor.

Esto plantea varias cuestiones:

  • ¿Qué información es pertinente y cual no? En ocasiones, la información obtenida no tiene un claro valor para la toma de decisiones, aunque lo cierto es que en ocasiones el valor de un dato sólo se sabe cuando se cuenta con el y no antes.
  • ¿Para quién ha de ser útil esa información? Esta claro que puede ser util para empresas, pero si es obtenida con medios públicos debería servir a los ciudadanos y su calidad de vida (la idea de democracia está en parte ahí escondida). El hecho de que en la ciudad coexistan personas e intereses muy diversos hace que sea difícil saber para quien es útil determinada información.
  • ¿Qué permitirá esa información? Probablemente, una gestión cotidiana mejor. La idea de smart city parte de la gestión, y habrá que ver de que modo el instrumento acaba definiendo su propia función. Pero no puede servir para definir un gran modelo del todo que permita previsiones precisas a largo plazo (los cisnes negros de Nassim Taleb…).

La cuestión de los grandes conjuntos de datos (y la smart city ciertamente lo es) tiene siempre el límite de la alucinación de los números. Siempre existe el riesgo que tan bien describe Celine en la escena de la llegada a Nueva York del “Viaje al Fin de la Noche”…Como expondré a lo largo de la semana, la precisión de los datos en un conjunto completo como una gran ciudad es un blanco móvil, casi imposible de alcanzar, lo cual no impide la acción, pero si hace necesario actuar con las cautelas adecuadas (algo que seguro que los chicos de 192021 tienen en mente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s