Números gordos (3) Las rutas de Amazon: alas contra rodillas

Tomando como principio el artículo precedente, sobre el texto relativo al futuro del empleo de Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne, pueden surgir unas cuantas ideas. La entrega de paquetería era, hasta ahora, considerada poco informatizable, pues la cantidad de imprevistos que pueden surgir hacía que se pensara que era casi irremplazable la presencia de una persona (aunque no fuera con un sueldo muy alto).
Hace algunos meses la empresa de venta por internet Amazon hizo público unos videos sobre un nuevo sistema de entrega ultrarrápida de paquetería, Prime Air, basado en pequeños helicópteros teledirigidos (drones).

El video muestra una escena propia de un contexto muy americano: el dron sale del centro logístico y entrega el paquete posándose sobre el jardín del cliente. En un país como España, por ejemplo, donde la gran mayoría de la población vive en vivienda colectiva, esto tendría unos cuantos problemas, y lo mismo ocurriría en otros países en los que Amazon opera.
Tomando drones de diseño aparentemente similar a los mostrados en el video, como el Parrot AR Drone, la idea de entregar en media hora paquetes con este tipo de aparatos parece limitada: el Parrot tiene una velocidad de crucero de 18 km/h. Aún suponiendo que se lograra al doble de velocidad, 36 km/h, en media hora sólo se podrían servir un radio de 18 km (sin contar el tiempo de proceso interno del encargo). Esto quiere decir que si la cosa va en serio, o bien Amazon va a multiplicar el número de sus almacenes (perdiendo ventajas estratégicas sobre el comercio “convencional”) o limitarse a las zonas más cercanas a sus 55 centros de entregas en América del Norte (datos de MWPVL international para abril de 2014). El problema es que estos centros están en localizaciones muy periféricas, con lo que la población accesible sería muy limitada. El siguiente mapa muestra la localización de los dos centros logísticos de Amazon en la zona de Los Angeles, San Bernardino (abierto en 2012) y Moreno Valley (apertura prevista este año), sobre un esquema de densidades de población según el censo de 2010, con la red viaria y una malla superpuesta de 18 km. La idea de la entrega en el día parece más factible que la de entrega en media hora, y ahí la carretera podría ser más competitiva que el coste de nuevas aperturas. Por el contrario, en Madrid la base de Amazon está en San Fernando de Henares, a muy poco más de 18 km de la Puerta del Sol, el centro de Madrid; en esta ciudad, más densa, un solo centro podría cubrir a una proporción muy alta de la población metropolitana… pero como viven en pisos, habría un problema con los drones.

Amazon-LA
La entrega mediante drones presenta otro inconveniente. Las regulaciones de aviación civil son estrictas en cuanto a las servidumbres que se imponen para el despegue y aterrizaje de aeronaves, especialmente en términos geométricos, y también para el control de interferencias electromagnéticas. Es perfectamente posible que las bases logísticas de Amazon puedan adaptarse a requisitos geométricos, definiendo corredores de aproximación y despegue libres de obstáculos, algo que podría ser relativamente sencillo tratándose de helicópteros; por otra parte, los dos centros reseñados en Los Ángeles están junto a aeropuertos. ¿Pero como saber si la dirección en la que se entrega el paquete cumple esas condiciones? Árboles, postes, edificaciones, son multitud de obstáculos. Es cierto que hoy en día se puede contar con fotografías aéreas detalladas, pero aquí el problema es más complejo: se necesitarían cartografías tridimensionales actualizadas con todos esos obstáculos, y había que saber hasta que punto hay una responsabilidad legal del propietario de una vivienda si afecta a la accesibilidad por aire de la vivienda vecina al construir una ampliación permitida por los planes urbanísticos, por ejemplo. ¿Llegaría esto a hacer más compleja la regulación urbanística de los volúmenes edificados?
Examinemos de nuevo el problema: ¿Qué hace hoy en día un mensajero? Llega en un vehículo que aparca como puede, se baja, y transita por la acera hasta la parcela. Si la vivienda es unifamiliar, se dirige directamente a la puerta de la misma. Si es colectiva, entra en un espacio común que puede ser un patio o un núcleo de circulación vertical; puede coger un ascensor o subir una escalera, y así llega a la puerta. Estas son cosas que un helicóptero puede hacer difícilmente, sobre todo en vivienda colectiva. ¿El plan de Amazon se parece más a Valkyrie, el robot de la NASA?. Parece a priori más factible, sobre todo en ciudades densas, aunque también mas lejano. En realidad, el plan más lógico (sobre todo en ciudades densas con importante congestión de tráfico) sería tener un robot que camina… y que corre por la autopista, sorteando atascos, evitando el problema del aparcamiento y pudiendo a la vez subir cinco pisos de escaleras hasta la puerta de una vivienda. La pregunta es si eso es realmente más económico (por verlo sólo desde el punto de vista económico) que una persona. Por otra parte, esto no alteraría necesariamente mucho la forma urbana, pero si que implicaría una aproximación diferente al aparcamiento… y afectaría al comercio existente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s