Aditivos arquitectónicos o extensiones autoconstruidas

En una ciudad occidental, en general los edificios son proyectados de acuerdo con una norma que establece, entre otros, criterios estéticos. Lejos estan, al menos fuera de las áreas históricas, las denegaciones de licencias por discordancia con el entorno o mera fealdad (Adolf Loos ya no podría tener ser “declarado artista” a través de un acto administrativo…), pero si que se suele prohibir la ocupación y cierre de terrazas, la instalación de aparatos de aire accondicionado en fachada, la ocupación de áticos. Pero una norma tiene el alcance que se esté dispuesto a darle a través de su policía, y esta claro que en muchos casos no hay dicha policía. Eso lleva a una imagen un poco caótica de la ciudad, pero es en la que vivimos. Y quizás habría que hacer más pedagogía sobre el porqué de las normas urbanísticas, una magnifica forma en ocasiones de reconsiderar las exigencias…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s