Urbanismo y comida (2) Nueva York

El presente artículo toma sus referencias de dos fuentes:

Infrastructure > Health, Modeling production, processing and distribution infrastructure for a resilient regional food system. Se trata de un estudio del Urban Design Lab del Earth Institute, parte de la Universidad de Columbia, desarrollado con una ayuda del Rockefeller Brothers Fund. El resultado, el New York Regional Foodshed Project (Proyecto Regional de la Cuenca Alimentaria de Nueva York) se ha coordinado con el National Integrated Regional Foodshed Project (Proyecto Nacional de Cuencas Alimentarias Integradas).

    • El proyecto parte de la constatación de la alta tasa de obesidad infantil y de adultos, y de su coste social para el país, y entiende la obesidad como un problema de infraestructura, que incide en el precio de la comida, con consecuencias ambientales y sanitarias.
    • Se entiende que la mejora de la infraestructura permite un mejor acceso a una comida sana, y la concienciación ciudadana también contribuye positivamente. El estudio toma de los trabajos a escala nacional la visión de las producciones agroalimentarias en un radio de 200 millas (unos 300 km) en torno a las grandes metrópolis.
    • Se considera la agregación de las producciones alimentarias por condados productores, y se estudian dentro del estado de Nueva York (sólo una parte de la cuenca alimentaria de la metrópoli) las producciones de manzanas, ternera y sidra; la localización de los mataderos; la localización de la demanda y los tiempos de accesibilidad; y la localización óptima para nuevos mataderos y alhóndigas de agrupación de oferta agraria.
    • Se estudia también el sistema de distribución alimentaria a través del comercio en la ciudad de Nueva York.

Flujos de frutas y hortalizas, cereales, lácteos y carnes hacia Nueva York

The Potential for Urban Agriculture in New York City. Growing Capacity, Food Security, & Green Infrastructure. Se trata de un estudio del Urban Design Lab del Earth Institute, parte de la Universidad de Columbia, desarrollado con una ayuda del New York State Energy Research and Development Authority (autoridad de investigación y desarrollo energético del Estado de Nueva York) y la Doris Duke Charitable Foundation.

  • Los objetivos del estudio son:
    • Cuantificar la capacidad de la ciudad de Nueva York para la producción agrícola urbana, teniendo en cuenta tanto la disponibilidad de suelo como las cosechas viables.
    • Estimar los beneficios potenciales de la agricultura urbana, dentro de un análisis global de costes y beneficios. Se han considerado:
      • Impacto de la agricultura urbana sobre la seguridad alimentaria, mejorando la igualdad en el acceso a la alimentación de calidad y mejorando la salud pública
      • Implicaciones de los usos agrícolas en la gestión de aguas de escorrentía y gestión sostenible del saneamiento
      • Impacto en los balances energéticos y la mitigación del efecto isla de calor urbana
      • Implicaciones para la reducción de residuos urbanos
  • Los resultados del estudio muestran que:
    • La agricultura urbana puede jugar un papel importante como una infraestructura urbana productiva, reduciendo el consumo de energía, gestionando las aguas de escorrentía y conservando suelos.
    • La agricultura urbana puede ayudar a la sostenibilidad social, transformando espacios abandonados y propiciando la interacción entre los habitantes.
    • Hay un potencial de 5.000 acres, o unos 20 km2 (seis veces Central Park) en los que sería posible el cultivo dentro de la ciudad. Además hay otros 1.000 acres de espacios libres, y los datos sobre titularidad no han permitido un análisis completo.
    • La producción bio intensiva en el medio urbano puede tener rendimientos mayores que las técnicas convencionales
    • No es posible abastecer a toda la ciudad con agricultura urbana, pero en ciertos barrios puede ser una contribución significativa.
    • Es preciso realizar análisis coste- beneficio más detallados
    • Las cubiertas de los edificios son una oportunidad relevante para la producción alimentaria
    • La burocracia es un obstáculo.
    • La infraestructura existente puede servir a la expansión de la agricultura urbana
    • Los cultivadores urbanos consiguen la viabilidad combinando ingresos, vendiendo al público y a restaurantes, cobrando por recoger residuos que luego se compostan, y prestando servicios educativos.
    • La agricultura urbana se inscribe en una aproximación hortícola más amplia al verde urbano, más allá de la producción alimentaria
    • La agricultura urbana contribuye a la sostenibilidad del sistema alimentario urbano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s